Fuera de la Cancha Radio | Oporto en ritmo inglés: se preparan para la final de Champions League
4535
post-template-default,single,single-post,postid-4535,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Oporto en ritmo inglés: se preparan para la final de Champions League

Oporto en ritmo inglés: se preparan para la final de Champions League

La Liga de Campeones ya se deja notar en Oporto con algunos aficionados, aún residuales, del Chelsea y del Manchester City que ya se han desplazado hasta la ciudad lusa, a la espera de la final del sábado. Mientras tanto, la organización y las fuerzas policiales ultiman todos los preparativos para prevenir cualquier tipo de riesgo.

Al operativo policial portugués se ha unido en la jornada de hoy un equipo de agentes ingleses, que ha llegado para colaborar con la policía portuguesa, ya que son los que suelen estar en contacto con los clubes del Manchester City y del Chelsea. La mayor vigilancia estará sobre los doscientos aficionados de mayor riesgo de sendos clubes y, en especial, en 52 «hooligans» (34 del Chelsea y 18 del Manchester City) que tienen prohibida la entrada a recintos deportivos y que se espera que acudan a Oporto.

El objetivo es que la policía inglesa pueda tener identificados a los aficionados más peligrosos y alertar a los efectivos portugueses, si fuera necesario. «Corremos riesgos», ha reconocido en la últimas horas el alcalde de la ciudad Invicta, Rui Moreira, aunque asegura que merece la pena, ya que es una buena oportunidad para atraer turistas y relanzar el maltrecho sector, debido a la pandemia.

El punto álgido de las medidas de seguridad tendrá lugar el sábado por la mañana, momento en el que llegarán alrededor de 80 vuelos directos al aeropuerto Sá Carneiro. Las fuerzas policiales guiarán por dos rutas diferentes a los aficionados de sendos clubes y, a su vez, se creará una burbuja para que los 12.000 seguidores vayan del aeropuerto al estadio y viceversa, con el fin de que apenas permanezcan en suelo portugués alrededor de 24 horas.

A las 6.000 entradas repartidas para cada club hay que sumar las localidades puestas a la venta por la UEFA hasta las 16.500, que es la capacidad máxima permitida por las autoridades lusas. En apenas unas horas se agotaron las entradas para el público en general, con un precio de entre 70 y 600 euros, por lo que las autoridades policiales también tendrán que realizar un esfuerzo en la vigilancia de aficionados que no están tan controlados.

Algunos, incluso, han hecho esta semana escala en la zona turística lusa del Algarve, al sur del país, una región muy frecuentada en verano por los visitantes británicos. Muchos han llegado a Portugal sin entrada y otros intentarán hacerse con alguna localidad para ver la final en el estadio do Dragão.

Los hoteles de la región de Oporto son los que más están notando el efecto de la final de la Liga de Campeones, ya que para el fin de semana tienen una tasa de ocupación media del 76 %, unos datos que no tenían desde que comenzó la pandemia. «Es el puntapié de salida para recuperar el turismo», ha dicho en las últimas horas el presidente del ente público «Turismo Porto e Norte», Luis Martins.

Además de la alta ocupación hotelera, también hay muchos pisos turísticos reservados mediante el sistema «Airbnb» y la proyección que supone para la ciudad es «similar a la de la Eurocopa de 2004» que se celebró en Portugal, reconoce Martins.

EFE

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
GUARDAR

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.