Fuera de la Cancha Radio | Movilla, el entrenador ‘milagro’ del fútbol modesto: «La felicidad no depende de la categoría en la que juegues o entrenes»
3674
post-template-default,single,single-post,postid-3674,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Movilla, el entrenador ‘milagro’ del fútbol modesto: «La felicidad no depende de la categoría en la que juegues o entrenes»

Movilla, el entrenador ‘milagro’ del fútbol modesto: «La felicidad no depende de la categoría en la que juegues o entrenes»

Actualizado
14/05/2021

11:57

Luis David Movilla (9-12-1980, Barakaldo) no es un técnico que responda a los cánones que exige un banquillo tradicional. No le gusta firmar contratos largos -su experiencia le carga de razón-, antepone el desarrollo personal al insistente entrenamiento táctico y su felicidad no aumenta según sube de categoría a nivel deportivo y profesional. Su Zamora, que aspiraba a pelear por la permanencia, se juega este domingo ante el todopoderoso Badajoz su inesperado y meritorio sueño de ascender a Segunda División. Antes, el entrenador ‘milagro’ de la extinta Segunda B atiende a MARCA.

Recién llegados a la categoría y se encuentran disputando un playoff de ascenso a Segunda División. Ni en los mejores pronósticos…
Como todo recién ascendido, el objetivo es mantenerse. Tienes 17 jugadores de la pasada temporada, en Tercera. El actual formato y los rivales que íbamos a tener… un mal inicio te condicionaba. Nos planteamos claramente dejar a cuatro equipos por detrás y evitar la promoción de descenso. Ese fue el objetivo a nivel interno. Luego el equipo ha ido superando retos. Nos colamos ahí arriba y en la segunda fase nos planteamos llegar con opciones a las últimas jornadas. Cada adversidad la hemos convertido en una oportunidad. No hemos puesto techo al equipo.
El camino con rivales como el Deportivo, Pontevedra… y el formato no ayudaba a que un equipo con un presupuesto modesto aspirase a estar en este sueño de Segunda.
Los expertos decían que el grupo era muy complejo. Con las lesiones a mí nunca me había pasado algo igual. Nos ha obligado a reinventarnos. Esto no hubiera sido posible sin los vínculos que se han creado en el vestuario. El equipo siempre ha estado por encima del individuo. Nos hemos plantado en partidos con diez y once bajas. Siempre hemos sido competitivos.
La comunión en el vestuario parece una de las grandes claves de este Zamora.
Sin duda. Pero muchas veces se reduce ese tópico en una falsa armonía. Aquí lo decimos convencidos y lo potenciamos. Aquí pasan los jugadores de cuatro a cuatro horas y media todos los días. Le doy mucho más valor a ese trabajo de relaciones que al trabajo técnico y táctico. Para mí es más decisivo una buena dinámica personal que el mejor trabajo de campo. Vamos más allá de la típica cena cada quince días. Que compartan cosas de verdad, momentos duros y buenos de su vida. Que desde ahí se genere ese vínculo. No podría explicar el rendimiento de este equipo desde lo táctico o lo futbolístico sin mencionar todo esto.
Esa unión se traslada luego al terreno de juego.
Trabajamos qué valores queremos que nos representen. La solidaridad es uno de ellos. Los lunes hablamos mucho, al valorar el partido, más desde esos valores, si los hemos honrado. No tanto análisis táctico. Si conseguimos que haya un sentimiento de pertenencia, que sean felices haciendo lo que hacen, si disfrutan con lo que hacen, lo harán mejor. Si consigues que pongan todo el talento y el talante al servicio del equipo, el rendimiento lo vas a potenciar mucho más.
El primer paso hacia el ascenso es el Badajoz. No tuvieron suerte con el sorteo.
Somos conscientes que en el sorteo una de las Cenicientas eramos nosotros. También lo fuimos en la primera fase y aquí estamos. Sabíamos nuestro papel. Badajoz, Ibiza… estamos hablando de otra dimensión. Por presupuesto, calidad… el Badajoz es uno de los gallos o el gallo de este playoff. Lo aceptamos, pero no nos resignamos. En una temporada regular nos sacarían muchos puntos pero, a 90 o 120 minutos, si hay una posibilidad la explotaremos
¿Qué partido espera y cómo lo plantea?
Es un rival que te viene a presionar, te busca. Tiene mucha calidad. Han conseguido una intensidad defensiva necesaria en la categoría junto a un talento y una capacidad en los duelos de los cinco equipos top de la categoría. Vamos a llevar el partido al escenario donde menos cómodos se sientan. Intentaremos optimizar nuestras virtudes y minimizar las suyas.
Vienen con la moral por las nubes tras el modo de clasificarse, en la última jornada y casi en el último momento. Y no tienen nada que perder en este playoff. ¿Juegan a su favor estos dos factores?
Su objetivo es ascender y el nuestro, esta temporada, no. Queremos ser nosotros mismos. Si nos conectamos y somos nosotros, más allá del resultado, nos vamos contentos a casa. Nuestro foco de atención es ser lo que queremos ser. Estamos yendo al límite y eso nos hace ser competentes para poder ser competitivos. Aquí he visto partidos que la gente ha ovacionado al equipo y no hemos ganado. Ese es el mayor valor que puede haber
Especialmente cuando a veces un resultado depende de ese punto de fortuna en una acción determinada, quizá en el último minuto.
No creo en la suerte. Creo que es una función de parámetros desconocidos. Siempre hay un aspecto que puedes mejorar. Es un argumento muy recurrido, normalmente cuando se pierde. No nos gusta hablar de eso, nos gusta ser protagonistas y no víctimas de lo que nos ocurre.
Si el sueño del ascenso se queda en el camino, igualmente jugarían en Primera Federación. Todo un logro si se hubiese pensado a principio de temporada.
Podíamos acabar en cuatro categorías. Al menos ya estamos en la segunda. Lo entendemos como un ascenso. Hay que seguir creciendo a nivel de club, de estructura. Es un paso más en el crecimiento del club. El club está invirtiendo. La idea es evitar ser un club ascensor. No esperábamos estar entre los 16 mejores de 102 equipos. Ya que estamos aquí, aceptamos el reto.
Y en medio de un año espectacular, con varios equipos seguramente preguntando por su situación, apuesta por seguir un año más en el Zamora, ¿qué le ha llevado a tomar esta decisión?
Para mí lo más importante es sentir que te quieren allí donde estás. Me ofrecieron una renovación más larga pero me gusta ir año a año después de experiencias pasadas. Pensamos que podemos llegar a categorías mejores, salarios mejores… y dejamos de valorar aquello que tenemos. Yo estoy muy agradecido al Zamora por la apuesta que hicieron por mí y por cómo me han tratado. Tengo total autonomía, hay sentido común, te valoran… llevo 22 años entrenando y soy poco sospechoso de especular con mi futuro. Soy más de crecer donde estoy que esperar a que me llamen en esas otras categorías. Se trata de sentir felicidad en el día a día y yo aquí me siento feliz. Es el momento de seguir apostando por este proyecto. Me siento muy querido aquí.
Y, pese a todo, solo firma un año
Será muy difícil que yo en mi carrera como entrenador firme un contrato de más de un año de duración porque quiero sentir esa libertad y quiero que el club la sienta conmigo. Me arrepentí mucho de haber firmado tres años en Barakaldo. Esa experiencia me ha marcado. Nada dura más que lo provisional. Los entrenadores, más que año a año, firmamos semana a semana. Estoy en el fútbol para ser feliz. La felicidad no está en la categoría. He disfrutado más en Tercera con el Zamora que en Barakaldo en Segunda B.
Pero antes de todo esto, el domingo una cita con la ilusión ¿qué Zamora veremos?
Poco se le reconoce a estos jugadores lo que hacen cada semana. Se encontrarán a un Zamora que irá al límite, que va a vivir el partido desde la ilusión, el entusiasmo, la alegría y desde la oportunidad. Deportivamente, hasta donde seamos capaces. No sé cuál es el techo de este equipo pero tengo la convicción que llegaremos a ese techo. Los jugadores van a poner todo al servicio del equipo.
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.