Fuera de la Cancha Radio | Millonarios vs. Junior, las claves de una semifinal de infarto
2872
post-template-default,single,single-post,postid-2872,single-format-standard,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Millonarios vs. Junior, las claves de una semifinal de infarto

Millonarios vs. Junior, las claves de una semifinal de infarto

Millonarios y Junior disputarán siguen en pugna por el título de la Liga. Ya están en la semifinal, y uno de los dos seguirá su camino hacia la final. Se trata de una llave de mucha tensión, entre dos equipos de mucha rivalidad, y en una instancia en la que ya no se pueden cometer errores. 

(Le puede interesar: Santa Fe se apagó y Junior se metió en las semifinales de la Liga)

La juventud de Millonarios vs. la experiencia de Junior

No es fácil armar un kínder, mandarlo a la guerra y pelear mano a mano con el bachillerato. Millonarios apeló a sus muchachitos para derribar obstáculos. Con Llinas, Bertel, Paz, García, Moreno, Abadía, Emerson, Vega, Ruiz… Ninguno supera los 25 años. Esa base juvenil, liderada por tres pesos pesados, Silva, Uribe y Arango, tiene hambre y coraje. No es garantía. Un kínder puede pecar de inexperiencia.

Junior ya es un equipo curtido, en victorias y en derrotas. Un equipo que ha aguantado toda la presión, porque no se le perdona un mal partido. Un equipo acostumbrado a las más duras batallas, como esta serie. Está armado con caballería pesada, con Teo (que se recupera de una lesión) y Miguel Borja a la cabeza. Con un arquero de mil batallas como Viera, y en general, con una columna vertebral madura.

Duelo de técnicos: Alberto Gamero, viejo zorro; Amaranto Perea y sus apuros

Amaranto Perea

Amaranto Perea, DT de Junior.

Si Millonarios juega como juega y hace lo que hace, es porque tiene el sello de Gamero, un DT que supo darle solidez a un equipo que lucía frágil. Se trata de un entrenador que tiene las fórmulas para ganar partidos sin tener muchas armas. Y su equipo ya se las interpreta. Fue campeón con Chicó y Tolima, tiene como deuda triunfar en un ‘grande’. En Junior no pudo y en Millos ya quedó frustrado en 2020.

Amaranto Perea todavía hace carrera, aún no es el técnico consagrado que seguramente quiere ser, aún comete fallas de inexperto en sus decisiones, aún sufre confusiones para poder direccionar un mal partido, pero de a poco va acallando a sus críticos y le va dando forma a un equipo tan exigente. Amaranto ha vivido la presión, y su gran desafío es demostrar que Junior no le queda grande.

(Lea además: Las razones por las que Millonarios es semifinalista de la Liga)

Un equipo sin Copa pero con lesiones, contra uno que acumula más desgaste

América vs. Millonarios

El festejo de Fernando Uribe, Emerson Rodríguez y Cristian Arango.

Foto:

Dimayor – Vizzor Image

Millonarios tiene una ventaja hipotética: no tiene torneo internacional, como sí lo tiene su rival. Desde los cuartos de final ya ha tenido menos desgaste que Junior, de momento, dos partidos de diferencia. Sin embargo, su dificultad es otra, sus lesiones. Ahora tiene como bajas a Mackalister Silva (muscular), a Juan Pablo Vargas (descartado) y a Kliver Moreno (rodilla). Además, tiene suspendido a Rivaldo.

Junior tiene un lesionado de máxima importancia, Teo Gutiérrez. Quizá su mejor jugador. Sin él, el equipo eliminó a Santa Fe, pero le hace falta. Mientras lo recupera, hace frente a su seguidilla de partidos, en Liga y Copa, con lo que eso implica, más viajes y más desgaste. Este jueves juega contra Fluminense, y como la Copa también es su obsesión, la afronta con lo mejor que tiene. Ahí da una ventaja.

La localía juega: equipo de altura contra el equipo del calor

Millonarios tuvo que eliminar al América en Ibagué, pero siempre será mejor jugar en su casa, en la altura de Bogotá, y más si el que tiene al frente es el Junior, que le teme a la capital. Por ahora, tiene la dificultad de la alerta roja vigente en la ciudad. Si no le habilitan El Campín, volverá a casa ajena. Ya Tunja y Manizales le dijeron una vez que no, así que si repite Ibagué, puede dar una ventaja.

Junior no tiene ese problema. Tiene su casa, el Metropolitano, habilitado. Es su fortín. Jugar en Barranquilla es una odisea para cualquiera. Millonarios lo padece, allí perdió 2-0 en su última visita. Es una cancha adversa, por el calor y la humedad, y más para un equipo que juega en altura. La condición climática extrema es un arma que también se pone la camiseta rojiblanca.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET

Lo invitamos a leer además

-​Golpazo a Nacional: La Equidad lo dejó afuera de la Liga

No se lo pierda: Messi le regala otro golazo al fútbol

Hinchas del Inter se desbordan en multitudinario festejo

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

× ¿Cómo puedo ayudarte?