Fuera de la Cancha Radio | Meluk le cuenta… (La Liga necesita un cambio cultural)
7833
post-template-default,single,single-post,postid-7833,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Meluk le cuenta… (La Liga necesita un cambio cultural)

Meluk le cuenta… (La Liga necesita un cambio cultural)

Si queremos que nuestro fútbol sea más ‘intenso’, se necesita un verdadero cambio cultural en la Liga colombiana que juega su primera fecha hasta este lunes, en este largo puente del 20 de julio. 

(Le puede interesar: Bolsa de jugadores: altas y bajas del fútbol colombiano)

Hace un par de meses intenté aquí mismo explicar qué es eso de la ‘intensidad’, palabreja de moda en el fútbol mundial. Las definiciones son diferentes y variadas, y en algunos casos tan fragmentadas y específicas que se habla de intensidad defensiva, intensidad ofensiva, intensidad táctica, intensidad grupal, intensidad individual, intensidad en la pelota quieta, intensidad física, intensidad de presión, intensidad mental…

Santa Fe

Partido entre Santa Fe y Cali.

Foto:

Dimayor

¡Nada de nervios! Sin enredos, la idea general que tienen en el común es que la ‘intensidad‘ es agresividad y velocidad; ir por la pelota siempre y sin renuncia, no dejar pensar ni respirar al rival; ir, volver a ir y seguir yendo en busca del gol. Presionar y presionar… En términos de tribuna: tener actitud, entrega, ritmo de juego y sudar la camiseta.

¿Cómo hacer para que en la Liga nuestra de cada día eso pase? Más allá de entrenamientos específicos de alta carga o velocidad en poco tiempo, lo fundamental (¡no hay de otra!) es un cambio cultural y, como todos los cambios culturales, las modificaciones de conductas, creencias, hábitos y modos son lentas, pero deben ser insistentes, reiteradas, sin flaquear.

(Lea además: ¿Se va Cristian Arango de Millonarios? Así está el tema)

Aquí se cree que jugar con la idea de, por ejemplo, el Bayern de Múnich, esa ‘intensa’ aplanadora de presión que ganó la penúltima Champions, o la del Chelsea en la última, va en contra del toque, del preciosismo, de la técnica que se hace con pausa y lentitud. ¡Aquí, falsamente, se cree que se juega al toque-toque!, cuando la gran mayoría de los visitantes esperan con nueve y diez jugadores y contragolpean. Punto.

El cambio cultural debe empezar por jugar sin marrullas, sin tratar de engañar al juez

El cambio cultural debe empezar por jugar sin marrullas, sin tratar de engañar al juez, sin jugadores que sientan un roce en el tobillo y se agarren la cara para fingir; sin protestar cada decisión arbitral, sin hacer de cada partido un desperdicio de tiempo perdido.

¡Hay que acabar con la cultura del ‘canchero’, del vivo, del que saca una ventajita con trampita, acabar con esa mal llamada ‘malicia indígena’!

Se ganará mayor ‘intensidad’ cuando los técnicos entiendan que no deben patrocinar todo eso en sus dirigidos y que sus equipos deben jugar al fútbol de manera leal y continua (ya sea a la ofensiva o a la defensiva), y cuando los árbitros entiendan que hacer justicia no es ser prepotentes, que no todo contacto es falta y que el sentido común es la mejor tarjeta, el mejor reglamento.

Y es definitivo que debe haber un cambio de hábitos en la preparación física. Ese solo tema dará, seguro, para un próximo ‘Meluk le cuenta’.

Hoy, esa ‘intensidad’ tan envidiada y reclamada en nuestro campeonato pasa ineludiblemente por un cambio cultural de los actores principales, y eso la hará más difícil y demorada.

Meluk le cuenta…

GABRIEL MELUK
Editor de Deportes
En Twitter: @MelukLeCuenta

Más noticias de deportes

No importa la edad: jugador de la Selección se graduó de bachiller

James, presente en el GP de Gran Bretaña

Habla técnico del niño ciclista que murió y lloró en homenaje a Egan

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.