Fuera de la Cancha Radio | Los nombres propios del ascenso del Rayo
6043
post-template-default,single,single-post,postid-6043,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Los nombres propios del ascenso del Rayo

Los nombres propios del ascenso del Rayo

Actualizado
20/06/2021

22:56

Una vez dijo un genio que la vida puede ser maravillosa. Quizá no es justa, pero de vez en cuando da un pequeño respiro a aquellos que lo han pasado mal. Este lunes los vallecanos volverán a madrugar como nadie, seguirán sufriendo la pandemia como nadie y seguirán maquillando sus ojeras, pero lo harán sonriendo como nunca. Porque sí, porque el barrio vuelve a ser de Primera, porque su equipo regreso a la elite y la próxima temporada se codeará con los mejores del fútbol español.

ASÍ LO CELEBRARON LOS JUGADORES EN EL CÉSPED

Vallecas es un sitio donde es muy complicado ver muchas camisetas juntas de la actual temporada. Cualquier partido en el Estadio se convierte en una suerte de Frankestein compuesto por franjas de su padre y de su madre. De Coke Andujar, Míchel, Raúl de Tomás, Bolic o Trejo. Algunas desteñidas, otras con algo más de brillo, pero todas con el lustre que les da el orgullo de saberse especiales.

El sufrir vallecano

Frente al Girona se subía la apuesta. Tras el 1-2 de la ida la final parecía finiquitada. El Rayo estaba muerto y enterrado. Era imposible remontar ante un equipo que venía sin perder en los últimos once partidos… pero ya lo venían diciendo tanto Andoni Iraola como sus jugadores: «Si hay un equipo que puede remontar esto, ese es el Rayo».

Cuarto equipo que asciende tras ser ‘sexto’

El Rayo se ha convertido en el cuarto equipo que sube a Primera división siendo el último en clasificarse para la actual fórmula de ‘playoffs’ de ascenso, tras el Córdoba en la 2013/14, Osasuna en la 2015/16 y Elche hace justo un año.

Y eso que venían de la temporada más convulsa que se recuerda en Vallecas. Lío con la devolución de abonos, lío con impagos y retrasos a los jugadores, lío de comunicados que iban y venían, lío con aplazamientos de partidos, lío con la covid, lío con lesiones, lío con la falta de gol, lío con la continuidad del entrenador… Cualquiera que dijese que veía al Rayo ascendiendo era automáticamente llevado al manicomio.

El punto de inflexión

Sin embargo, ante el Leganés en la ida de las semifinales de los playoffs, todo cambió. Fueron apenas 900 vallecanos los que estuvieron presentes. 900 los que, tras mucho pelearse con las entradas por problemas a la hora de adquirirlas, hicieron cambiar el rumbo. Era posible ¿Cómo no iba a poderse si había todo un barrio detrás de un equipo de manera incondicional? A las buenas y a las malas cantan. Pues eso.

La afición de Vallecas se echa a la calle para celebrar el ascenso

«Es increíble, no te dejan solo ni un momento», llegaron a decir desde dentro del vestuario a este periódico. Fue el pistoletazo de salida. Y al frente un Andoni Iraola que había estado cerca de ser destituido mes y medio atrás. Tan cerca que ya había nombres propios sobre la mesa y la Directiva llegó a reunirse varias veces a lo largo de una semana para decidir su futuro. A la vista está que se hizo lo correcto.

Con la mezcla perfecta entre veteranía y juventud, todo lo que antes parecía malo ya no se veía tan horrible. ¿Que Advíncula no podía jugar por estar con su selección? Aparecía Mario Hernández, canterano de toda la vida, a dar el do de pecho. ¿Que Qasmi no estaba acertado de cara al gol? Sin problema, ya está Isi. ¿Que Saveljich no está disponible? Velázquez aparece para poner el hombro y ayudarle a recuperarse lo más rápido posible. Y así un sinfín de ejemplos que se resumen en todas y cada una de las piñas que se producían detrás de cada gol de la franja. No faltaba ni un futbolista allí.

Remontada para la historia

Y por si fuera poco, el cuento terminó como las mayores leyendas: con una remontada memorable ante el rival más complicado. Es de ley decir que no hubo ni un vallecano, en redes sociales o en los alrededores del Estadio, al terminar la ida ante el Girona que no creyese posible dar la vuelta al 1-2.

Acababan de ver un partido raro, con un Rayo muy superior en la primera parte que no supo leer el partido en determinados momentos, pero que demostró que tenía armas de sobra para hacer daño a los catalanes. Era difícil, pero no imposible.

El resto es historia. Un encuentro de vuelta que tardará en olvidarse y una plantilla que ha devuelto a poner al barrio en el mapa de la élite, ahí de donde nunca debió irse. La batalla volverá en unos meses en busca de la permanencia, pero la sonrisa tardará en borrarse de las caras de los vallecanos. Que les quiten lo bailao. La Vida Pirata ahora se vive en Primera división.

Nombres propios de un ascenso

Andoni Iraola, el artífice del milagro . Con su buen hacer en el Mirandés como carta de presentación, pero en Vallecas ha sabido lo que es la presión por tener que ascender. A falta de poco más de un mes para terminar la competición tenía pie y medio fuera del club, pero finalmente supo reconducir la situación a pesar de que estuvieron a punto de destituirle.

Óscar Trejo, la clase hecha fútbol. El jugador argentino respira Rayo Vallecano por los cuatro costados, tanto dentro como fuera del césped, y se ha echado el equipo a la espalda en innumerables ocasiones a lo largo de la temporada. Sobre el verde, la entrega y la calidad personificada. En el vestuario, un auténtico líder capaz de hacer del equipo una piña invencible.

Alberto García, el gran capitánLleva sin jugar más de año y medio y sigue al pie del cañón. Una grave lesión de rodilla hizo que el guardameta tuviese que alejarse de los terrenos de juego, pero ha seguido siendo el timonel de un vestuario que le debe mucho. Pieza clave en la recuperación de Bebé e incombustible en la banda.

Álvaro García, el eterno señalado Costó mucho, tanto que los algo más de cinco millones que se pagaron por él siguen siendo la cifra más alta que el Rayo ha desembolsado por un futbolista… y por fin ha quedado justificado. Brutal por banda izquierda, todavía está por ver el lateral derecho que consiga pararle. Junto a Fran García ha formado un costado zurdo temible.

Isi Palazón, e inesperado pichichi El extremo se destapó en una faceta que no tenía por qué ser la suya, pero que layudó a estar en lo más alto. A falta de un hombre gol puro, su olfato dio muchas victorias a un Rayo que si por algo destacó es por tener dos bandas como puñales. Vértigo en estado puro.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.