Fuera de la Cancha Radio | La vacuna de Luis Enrique
5532
post-template-default,single,single-post,postid-5532,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

La vacuna de Luis Enrique

La vacuna de Luis Enrique

Una Eurocopa extrañísima. Un año más tarde de lo previsto, en multitud de sedes y sin anfitrión, hecho que resta identidad al torneo, con el presidente de la UEFA, más preocupado por atizar a los clubes supervivientes de la Superliga que por dar protagonismo a la gran cita del fútbol europeo, con la pandemia flotando en el ambiente y cada Selección de su padre o de su madre en el tema vacunas, será un milagro si la pelota no se mancha y es capaz, como siempre defiende Valdano, de repeler tantísimas vicisitudes.

«Vacuna matata». Llegaron las Pfizer y las Janssen, buscando la inmunidad de cada jugador español de la manera más rápida y apagando por fin el fuego prendido por la Federación y el Gobierno. Suele ocurrir cuando se buscan tarde y mal, tras el cataclismo que supuso el positivo de Busquets. Lo importante es que no haya que lamentar ninguna reacción desmedida cuando el telón de la Eurocopa ya se ha levantado. Ojalá se hayan acabado los problemas de salud en el equipo nacional, el dichoso Covid salga del foco y permita un poco de protagonismo al fútbol.

El optimismo del seleccionador. Aunque también tardía, la comparecencia de Luis Enrique para explicar la doble burbuja, la incomprensible convocatoria más corta de esta Eurocopa que luego ha sido la más larga de la historia, e incluso el favoritismo de España, entre las siete mejores, resultó convincente y necesaria. En el fútbol valen los hechos y no las palabras. Ojalá tenga razón el seleccionador y el equipo, a pesar de la mala preparación, salga más fuerte de la adversidad. A la España de 24 o de 39 le falta jerarquía en todas las líneas, especialmente en las dos áreas y en la portería, que es donde se resuelven los partidos. Por supuesto, que hay formidables futbolistas, pero necesitamos que lo sean bajo la máxima presión. De esos ya no hay tantos. Luis Enrique cree tener la vacuna para insuflar ese gen ganador también. Esa es la esperanza.

Sergio Ramos y el tiempo. Supongo que habrá que esperar unos meses para conocer la intrahistoria de la doble afrenta a Ramos: la del seleccionador que le dio galones y minutos de la basura, para luego sacarle de la lista en la adversidad. A Busquets sí se le espera lo que haga falta. Mientras, el Real Madrid parece desear que ruegue o que se arrastre para poder continuar llevando su brazalete. Ya ni sorprende que se pisotee su prestigio, mientras se filtra una despedida por todo lo alto. Ramos sigue muy vigente, le queda cuerda para rato y, pase lo que pase, su legado en el Madrid y en la Selección será eterno.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.