Fuera de la Cancha Radio | La imposición de las declaraciones pospartido
5176
post-template-default,single,single-post,postid-5176,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

La imposición de las declaraciones pospartido

La imposición de las declaraciones pospartido

Imagina que has tenido un día de trabajo espantoso: no has conseguido avanzar en nada, has discutido con tu jefe, se te ha disparado la ansiedad y lo único que quieres es llegar a casa y reposar en la tranquilidad aislada de tu sofá. Pero al llegar, te esperan veinte personas preguntándote qué sensaciones tienes y a qué factores achacas el mal día. Como poco se te presentaría el espíritu de Lola Flores: «Si me queréis, irse». Eso es lo que experimentan algunos deportistas a diario y en el entorno menos íntimo posible: delante de decenas de cámaras y libretas escudriñadoras. El caso de la tenista Osaka, multada con 15.000 dólares por no comparecer ante los medios antes de abandonar Roland Garros, ha puesto sobre la mesa el sinsentido de las declaraciones forzosas.

Lo más normal es que un jugador no esté en su mejor momento emocional después de un partido, especialmente después de una derrota. Por eso asistimos a la inercia de la frase hecha, al noble arte, por todos trabajado en exámenes de instituto, de hablar sin decir nada. Sentencias de interlineado doble como: «Contento en lo personal por el gol, fastidiado por el resultado», «tenemos que seguir trabajando», «estamos en la senda correcta de trabajo, antes o después llegarán los tres puntos», «no hay tiempo para lamentarse porque en tres días tenemos el siguiente partido», «el resultado no me parece justo», «nos vamos con la cabeza alta», «no queda otra que seguir».

Los periodistas participamos de esa inercia inhalando el declaracionismo como oxígeno, recogiendo y pidiendo declaraciones de forma sistemática. Cámaras eco, clichés, vacuidades que replicamos porque hay que llenar páginas. Tal vez estaría bien salir de esa imposición. Porque las ruedas de prensa muchas veces se convierten en un disparadero emocional en busca de un titular que no termina de llegar, y porque la salud mental del deportista debería estar por delante de cualquier exigencia organizativa.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.