Fuera de la Cancha Radio | La historia detrás del nombre de Egan Bernal
4790
post-template-default,single,single-post,postid-4790,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

La historia detrás del nombre de Egan Bernal

La historia detrás del nombre de Egan Bernal

Egan Bernal logró otra hazaña este domingo 30 de mayo al ganar el Giro de Italia. Tras una contrarreloj individual alcanzó el ‘sueño rosa’ y levantó la copa de oro. Ahora, es el único colombiano en ser campeón del Tour y del Giro. 

En su debut, y con solo 24 años, amplió su palmarés y se consolidó en la élite del ciclismo mundial.

(Lea también: Análisis: ¿cuál es el techo de Egan?)

A propósito del logro, varios usuarios en redes sociales han indagado sobre su vida. Algunos se han preguntado por el origen de su nombre, que no es tan común en varias regiones del mundo. 

Lo primero que hay que decir es que nació el 13 de enero de 1997 en Zipaquirá, Cundinamarca, un municipio al norte de Bogotá, la capital colombiana. Su padre se llama Germán Bernal y su madre, Flor Gómez.

(Recomendado: El mensaje de la mamá de Egan tras ganar el Giro de Italia 2021)

Pero, ¿por qué Egan se llama Egan? El periodista Mauricio Silva, editor jefe de la Revista BOCAS y autor de varios libros, incluido uno sobre la vida del ciclista, contó la historia.  

Todo se remonta cuando, hace 24 años, Flor Marina, después de un desmayo, fue al consultorio del doctor José Bulla. Según el periodista, él le dijo a la mujer: “Usted está embarazada. Va a tener un niño y, si me lo permite, quiero ser el padrino de ese muchachito. Tengo un presentimiento: él va a ser especial”.

Ese es, Egan, el campeón venido del cielo

Ella no lo podía creer. Esas palabras que sonaban a algo premonitorio impactaron en ese momento. Un silencio de Flor Marina permitió que el reconocido médico de Zipaquirá continuara: «Como ya sé que va a ser un niño iluminado, permítame buscarle un nombre apropiado para mi ahijado».

Ese doctor, quien es un científico de avanzada con gustos esotéricos —como describe Silva— le ordenó una serie de exámenes. A los dos días, Flor Marina confirmó que estaba embarazada. No lo podía creer y lloró de la emoción.

Egan Bernal

Egan Bernal.

Entonces, le contó al doctor. A partir de ese momento, Bulla le buscó un nombre al niño.

Mauricio Silva cita lo que dijo el hombre: “Busqué en personajes griegos. Encontré a Egan, un gran héroe que aparece dominando el fuego. Después, él es quien camina con una iluminación propia y logra todo lo que se propone hacer…»

Y agregó la conclusión del médico: «Había otro pasaje sobre cómo aparecen los designios del cielo y entonces dije: ‘Ese es, Egan, el campeón venido del cielo’«.

El doctor Bulla habló con Flor Marina y la convenció: «Se llamará Egan». Pero ella le agregó el segundo nombre: Arley.

Cuenta el periodista Mauricio Silva que un mes después, Bulla se dio cuenta de que si repetía el nombre sin parar, se encontraba con otra palabra más reveladora: «EganEganeGanéGané». El médico, como desde la primera vez, no dudo en sostenerse en algo: «Va a ser un Campeón».

(Si nos lee desde la app, vea este contenido aquí)

Premonitorio o no, lo cierto es que el ‘Cóndor de Zipaquirá’ está en su mejor momento y es ejemplo de resiliencia y superación. En su primer cuarto de siglo de vida tiene 27 victorias y una carrera deportiva exitosa.

EL TIEMPO

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.