Fuera de la Cancha Radio | Eslovaquia: otro rival con planteamiento conservador
6149
post-template-default,single,single-post,postid-6149,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Eslovaquia: otro rival con planteamiento conservador

Eslovaquia: otro rival con planteamiento conservador

Bloque bajo y escasos riesgos. Eslovaquia va a plantear el partido de manera muy similar a cómo lo hizo Suecia ante España: con dos líneas de cuatro muy juntas y estacionadas cerca de su portería y dejando arriba a dos jugadores ofensivos para intentar hacer daño en las transiciones. Con este mismo guion ganó a Polonia por 2-1 y se situó en una posición de ventaja en el grupo: ahora le vale el empate y no se expondrá lo más mínimo.

Sin referencias arriba. En los dos encuentros disputados hasta ahora, Eslovaquia ha formado con dos mediapuntas como delanteros: el veterano Marek Hamsik, que regresó del fútbol chino y firmó unos meses por el Göteborg sueco para llegar a la Eurocopa con un buen ritmo de competición, y el que en teoría es su recambio natural para la próxima generación, Ondrej Duda, un talentoso enganche que ayudó al Colonia a no descender a la Segunda División alemana. Ambos intercambian posiciones, se mueven sin fijar a los centrales, caen a los costados y buscan provocar desorientación en la zaga rival.

<figure id="sumario_1|foto" onclick="javascript:ampliaFoto(this, '/opinion/imagenes/2021/06/23/portada/1624403331_086790_1624403938_sumario_grande.jpg', '976', '1198', 'Hamsik es uno de los jugadores más ofensivos de la selección eslovaca. / DPA vía Europa Press’);return false;» class=»item-multimedia» readability=»-22.352941176471″>

Hamsik es uno de los jugadores más ofensivos de la selección eslovaca.
DPA vía Europa Press

La verticalidad de Mak. Además de los dos falsos puntas ya mencionados, Eslovaquia posee a un puñal en el carril izquierdo para atacar los espacios con su potencia. Se trata de Robert Mak, un extremo que se formó en la cantera del Manchester City y que pasó la mejor época de su carrera entre el PAOK de Salónica y el Zenit de San Petersburgo. Ahora juega en el Ferencvaros húngaro. Su acción en el primer gol ante Polonia le define: es diestro, juega pegado al lado contrario para tirar diagonales a pie cambiado y busca eliminar rivales por pura aceleración.

Skriniar y Kucka dan consistencia. Dos futbolistas con gran experiencia en la liga italiana le proporcionan a Eslovaquia el oficio y la calidad defensiva. Milan Skriniar se ha convertido en el Inter de Milán en uno de los centrales más poderosos del panorama europeo. Es fuerte, muy ganador de duelos y difícil de superar en la marca. Además, llega en un gran momento tras marcar el 2-1 ante Polonia. Juraj Kucka, que actúa como medio centro, ya está en el tramo final de una carrera en la que ha vestido camisetas como la del Genoa y la del AC Milan. En esta Eurocopa parece estar viviendo una segunda juventud: está intensísimo, poderoso y atrevido. Sus disparos desde media distancia son otro recurso ofensivo del equipo.

Stefan Tarkovic, solución de urgencia. El seleccionador, que había ejercido de asistente en el pasado en el equipo nacional, fue llamado de emergencia para ocupar el cargo principal tras la sorprendente destitución de Pavel Hapal, que perdió su puesto de trabajo justo en medio de las dos eliminatorias de la repesca. Tras haber eliminado a la República de Irlanda en semifinales, Eslovaquia perdió dos encuentros consecutivos de la Nations League, el último de ellos en casa frente a Israel. La Federación no vio al equipo en buenas condiciones para afrontar la final frente a Irlanda del Norte un mes después y optó por el cambio de técnico, que les dio buen resultado ya que el equipo ganó por 1-2 en la prórroga en Belfast.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.