Fuera de la Cancha Radio | El vikingo africano
5691
post-template-default,single,single-post,postid-5691,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

El vikingo africano

El vikingo africano

«Solo hay una oportunidad de correr tan rápido como puedas en cada carrera», dice Jakob Ingebrigtsen (19/09/2000 en Sandnes, Noruega).  El fenómeno nórdico del mediofondo no parece tener límite. La pasada semana batía el récord de Europa de 5.000 metros en Florencia al parar el crono en 12:48.45, mejorando el 12:49.71 del belga Mohammed Mourhit en el año que el prodigio llegaba al mundo. Esta mejor marca continental de la historia la unía a la que ya poseía en 1.500 con 3:28.68 arrebatando tan lustroso honor el pasado agosto al británico Mo Farah. Y la combinación de ambos hitos le convierten en el primer hombre en tener simultáneamente ambos récords desde el francés Michel Jazy en 1966.

La historia de Jakob Ingebrigtsen es la de su familia. Empezando por su padre Gjert. Un estudioso del trabajo físico sin ningún título de entrenador que planificó un estricto sistema para sus tres hijos varones que ha llevado a rajatabla y que, obviando los resultados, es al menos cuestionable. «No me he saltado ninguna sesión en mi vida que mi padre me haya indicado y me han hecho pruebas de lactato en todos mis entrenamiento a intervalos desde que tenía 10 años», explica Jakob que actualmente corre 182 kilómetros semanales y que con 9 años llegaba a 120 algunas semanas. Y desde los 13 nunca ha bajado de 140. «Con 11 años me levantaba a las 5:30 para hacer una sesión de entrenamiento antes de ir a la escuela», revela explicando que su estilo de entrenamiento tiene muchas similitudes con la forma de trabajar de muchos países africanos.

Ver el avance del menor de los Ingebrigtsen es asombroso. Con 14 años ya corría los 1.500 en 3:48.37 y el 2.000 en 5:24.41; con 15 en 3:42.44; con 16 en 3:39.92 y antes de su siguiente cumpleaños se convirtió en el atleta más joven de la historia en bajar de los cuatro minutos en la milla (3:58.07) y un mes después hizo 3:56.29; con 17 ya poseía un 3:31.18 en el ‘milqui’, un 13:17.06 en el 5.000 y un 8:26.81, récord europeo Sub-20. Con esa edad también se proclamó campeón de Europa absoluto en Berlín de 1.500 y 5.000… con su hermano mayor Henrik medalla de plata. En 2019 fue campeón indoor de 3.000 y plata en 1.500, en 2021 ganó sendos oros en 1.5000 y 3.000 en Torun…

Tokio está a la vuelta de la esquina y Jakob aún no ha decidido en qué prueba competirá y si intentará doblar, pero lo que pocos dudan es que ya sea en 1.500, en 3.000, en 5.000 o en 10.000 el vikingo africano es el único atleta de raza blanca que parece poner en peligro el dominio casi insultante que el mediofondo de los Juegos suele tener de la mano de los prodigios nacidos en África.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.