Fuera de la Cancha Radio | El mayor problema no es que falte Ramos
5120
post-template-default,single,single-post,postid-5120,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

El mayor problema no es que falte Ramos

El mayor problema no es que falte Ramos

Actualizado
04/06/2021

21:22

A España le falta mordiente. Y sin pegada no se va a ningún lado. Menos aún a competir por el cofre del tesoro en la Eurocopa. La Roja tiene toque, clase y hasta llegada. Porque atacar, ataca, pero no concreta. No culmina. De poco sirve que Morata se invente un maravilloso pase con el exterior si luego Ferran no acierta; de poco sirve que Llorente ponga un centro para que Morata, el que antes asistió, tampoco acierte; de poco sirve que otra vez Llorente, el que siempre está, regale un caramelo a Sarabia para que no acierte; de poco sirve que el centro de Gayá se pasee por el área si Morata no acierta; de poco sirve que Morata se plante solo ante Rui Patricio si luego no acierta y la manda al larguero… Y de poco sirve jugar bien si no se marca. Porque sin gol, apaga y vámonos. Va a resultar que la ausencia de Ramos no es el mayor problema de la selección.

Morata tuvo la victoria en el añadido: la mandó al larguero con Rui Patricio ya vencido

Unai Simón toma ventaja. El debate instalado en torno a la portería ha copado estos últimos días. Que si iba a jugar De Gea, que si sería Unai, que si era el momento de Robert Sánchez… En la primera prueba el elegido ha sido el del Athletic, lo que, por otra parte, no es novedad. Porque Unai ha estado bajo palos en los últimos siete encuentros de la selección. Parece que Luis Enrique sí lo tiene claro.

Por seguir con Unai Simón. La que estuvo a punto de liar el meta de España en la primera parte. Gayá se lanzó con todo para desviar como pudo un centro de Renato para Cristiano y la pelota le llegó al portero que, por evitar una posible cesión, despejó con tan mala fortuna que el balón se estrelló en CR7 y a punto estuvo de costarle un disgusto. Menos mal que el cuero le llegó a Unai otra vez. Por un momento recordó a aquella salida fallida de Simón hasta el centro del campo que terminó con un gol de Kosovo.

Volvió a arriesgar Unai en la segunda mitad con un recorte en el área pequeña a un jugador de Portugal. El meta salió airoso, pero nos puso otra vez el corazón en un puño.

Unai Simón sale a susto por partido: un despeje y un recorte llevaron el susto en la grada

El que tuvo, retuvo y Luis Enrique dejó un control marca de la casa, un detalle de clase para ‘matar’ un balón que llegó del cielo a la banda. El seleccionador, que dejó claro que no ha perdido la calidad que mostró en su carrera, se llevó una gran ovación de los aficionados que estaban en el Wanda Metropolitano.

Va tan sobrado que se permite lujos impensables para otros. Llorente, sobre el papel, era el lateral derecho de España, pero, sobre el verde, fue de todo. Porque aparecía en defensa, lo mismo que en ataque. En su carril o en la frontal. Él protagonizó la primera ocasión de España en el minuto 10. Casi marca tras una buena jugada de Sarabia y Fabián. Ya en la segunda parte subió por la banda para ceder a Morata en una de las mejores ocasiones de España y después, en una demostración de fuerza y velocidad, para pasar a Sarabia, que tampoco acertó. Así es Llorente, el que empezó de mediocentro, el que después adelantó su posición y ahora la retrasa al lateral. El que vale para un roto y para un descosido. Y siempre cumple.

Llorente no puede estar más en forma: peleó un balón hasta la línea de fondo y Sarabia no aprovechó

España tiene momentos en los que combina que da gusto. Chispazos de clase, la que tienen muchos de sus jugadores. Y eso fue lo que ocurrió en el minuto 26. Toque, toque y toque hasta que la pelota le llegó a Morata, que puso un centro espectacular con el exterior al segundo palo, donde apareció Ferran para cabecear fuera.

Amistoso: resumen del España 0-0 Portugal

20 segundos de juego y… «España, Españaaaaa, Españaaaaaaaaa». El sonido, música celestial para los oídos, procedía de la grada. Qué alegría, qué alboroto. Por fin, 14.743 aficionados pudieron entrar al Wanda Metropolitano para animar a la selección. La vida vuelve a ser vida, la maldita pandemia evoluciona bien, y el fútbol, huérfano sin aficionados, vuelve a ser fútbol.

A Cristiano ni le olvidan ni le perdonan. Y menos en el Wanda Metropolitano, el estadio de su eterno rival cuando el luso jugaba en el Real Madrid. Los aficionados no esperaron ni al comienzo del encuentro. Ya le pitaron en el calentamiento, lo mismo que cuando su nombre se anunció por el videomarcador y cada vez que tocaban el balón. Hay ‘amores’ que perduran para siempre.

Laporte recordará este 4 de junio con una sonrisa. Lo suyo ha sido llegar y besar el santo. Se nacionalizó, entró en la convocatoria de España para la Eurocopa y debutó con la selección ante Portugal. Todo en apenas unas semanas. Qué velocidad para cumplir etapas. Ante los lusos, sacó bien la pelota a pesar de actuar de central diestro siendo zurdo. Su compañero fue Pau Torres, otro que también maneja la izquierda. Laporte se llevó un sobresalto, eso sí, en un mal despeje en la segunda parte. Al final, tuvo que ser sustituido con algunas molestias.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.