Fuera de la Cancha Radio | El diablo se instala en el vestuario del Gran Canaria
973
post-template-default,single,single-post,postid-973,single-format-standard,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

El diablo se instala en el vestuario del Gran Canaria

El diablo se instala en el vestuario del Gran Canaria

Actualizado

Las Palmas Atlético, el filial del equipo amarillo, empató ayer contra el Recreativo de Huelva. Muchas de las opciones del equipo canario -que tiene varios partidos aplazados- pasaban por ganar al Decano, pero se escapó la victoria en el descuento. El filial amarillo no acaba de despegar y mucha culpa puede tener… el mismísimo diablo. El entrenador del filial de Las Palmas, Juan Manuel Rodríguez, se refirió a lo divino en unas declaraciones a La Provincia, el pasado domingo: «El diablo está detrás de la puerta; hay que quitarlo». Pero, ni con la ayuda de las fuerzas del más allá, ha conseguido el tan deseado triunfo.

El diablo está detrás de la puerta; hay que quitarlo

Juan Manuel Rodríguez, entrenador

No es algo nuevo para los seguidores de fútbol canario. El técnico siempre se ha caracterizado por sus creencias religiosas, supersticiones e incluso del más allá. Aspectos que nada tienen que ver con el talento o el trabajo diario de unos jugadores todavía en fase formativa. Ya en su etapa como primer entrenador de la UD Las Palmas, tuvo algunos episodios paranormales dentro del vestuario. Manías enmascaradas en rarezas, que en varias ocasiones no gustaron a los futbolistas. Por ejemplo, la visita de un sacerdote al vestuario, la presencia de un curandero en los entrenamientos o diversos amuletos para espantar a los espíritus y atraer la fortuna.

Supersticiones varias

También la superstición ha jugado un papel importante en la carrera del entrenador del filial amarillo. Si su equipo ganaba el partido, el bus seguía la misma ruta para el siguiente encuentro, pero si perdía, esa ruta cambiaba. Procura evitar el número 13 de las habitaciones de los hoteles. No deja a sus jugadores ir a la playa, ni siquiera en sus días libres. En cambio, ordena a sus futbolistas acudir a una charca situada en el norte de la isla, porque cree que ese agua -la única en toda la isla- tiene energías positivas y purificadoras. Una actividad obligatoria, y con multa para el jugador que no la realice.

Las Palmas Atlético no pudo con el ‘Recre’, ni tampoco con Lucifer. En menos de 20 días, el filial de Las Palmas tendrá cuatro partidos que determinarán su futuro en Segunda división B. Juan Manuel Rodríguez tendrá que seguir invocando al bien supremo, para luchar contra belcebú. Porque el diablo, que impide que los canarios salgan de las zonas de descenso, todavía no se ha marchado del Anexo.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

× ¿Cómo puedo ayudarte?