Fuera de la Cancha Radio | El Andorra sufre sin dudar de la confianza en Eder Sarabia
1776
post-template-default,single,single-post,postid-1776,single-format-standard,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

El Andorra sufre sin dudar de la confianza en Eder Sarabia

El Andorra sufre sin dudar de la confianza en Eder Sarabia

En el vaivén de emociones que se ha convertido el nuevo formato de transición hacia la Segunda B Pro, el FC Andorra de Gerard Piqué se ha abonado al sufrimiento para lograr el pase a la Primera RFEF. Con un ojo en Badalona y otro en Lleida, el conjunto pirenaico no certificó hasta el minuto 90 de partido un ansiado ascenso que peligró más de lo deseado. «Hemos sufrido, pero nadie dijo que nos fuésemos a pasear. Sabíamos que el subgrupo catalán era una liga muy complicada y que sería muy difícil clasificarnos», señala a MARCA el director deportivo del club, Jaume Nogués. Al fin y al cabo, resume, «estábamos donde queríamos estar en la última jornada y estamos donde queríamos estar después de la última jornada».

Consciente de que era «un formato trampa en el que cada error se penaliza mucho», Nogués pide poner el foco en el trabajo de los jugadores, cuerpo técnico y en todas las personas que forman parte de la estructura del club. «A veces nunca se valora lo que hace el Andorra y se hablan de cosas que desmerecen nuestro trabajo. Si fuese solo por el dinero habría clubes mucho más importantes que nosotros que estarían por encima nuestro porque no estamos entre los 15 presupuestos más grandes de toda la Segunda B», apunta en alusión al ruido mediático que genera cada movimiento de Piqué. Sin embargo, deja claro que la figura del central azulgrana, el cual ha apoyado al equipo en las últimas dos jornadas desde el palco, «es nuestro mayor activo porque nos abre unas puertas que no nos las podría abrir nadie más».

A veces nunca se valora lo que hace el Andorra y se hablan de cosas que desmerecen nuestro trabajo

Jaume Nogués, director deportivo del Andorra

Sin ir más lejos, una de las puertas que el presidente posibilitó abrir fue el fichaje de Eder Sarabia, quien cuenta con la absoluta confianza del club pese a que sus números no mejoran los cosechados por Nacho Castro. Al frente del equipo en la presente temporada, el preparador avilés consiguió 19 de los 33 puntos que había en juego, lo que significa un porcentaje del 57,6% de los puntos logrados. Por su parte, el técnico vasco ha sumado 12 puntos de los 27 posibles, lo que significa un porcentaje del 44,4%.

Cifras que no se discuten, pero que desde el Principado reclaman una mayor amplitud de miras. «Tuvimos muy claro que cuando salió la oportunidad de fichar a Eder nos podría ayudar. Y no es que no lo haya logrado, sino que ha superado las expectativas ayudándonos a crecer profesionalmente», subraya Nogués.

No será el del Principado una contracultural institución que no rija sus decisiones en función de los resultados, pero desde la cabina de mandos de Prada de Moles aseguran que las sensaciones son mejores, aunque también haya cabida para algunas voces discordantes dentro del club. De hecho, la junta directiva está convencida que Sarabia es la persona que ha de liderar el proyecto pase lo que pase hasta final de temporada. Por tanto, el mensaje que se transmite es que lo que queda por delante es un billete con derecho a soñar para la segunda máxima categoría del fútbol español, aunque a nadie se le escapa que entre ceja y ceja está dar el salto cuanto antes a la élite. «Nos hemos quitado de encima la presión que se nos había ido acumulando. Ahora podemos seguir quemando etapas con una motivación máxima sin renunciar a nada», declara Nogués.

Nos hemos quitado de encima la presión que se nos había ido acumulando.

Jaume Nogués, director deportivo del Andorra

El listón, por eso, está alto. Los 31 puntos cosechados por el conjunto tricolor en la primera fase le sitúan en clara desventaja en esta nueva liguilla, ya que -al tratarse de una fusión de dos subgrupos con distinto número de equipos- parte con un coeficiente de 1,55, netamente inferior al del Ibiza, virtualmente primero en la tabla con un coeficiente de 2,22.

En la práctica, esto significa que al equipo balear -contra el que se enfrenta el Andorra este domingo- le basta con sumar seis puntos en los seis encuentros que disputará para quedar por delante de los pupilos de Sarabia, con independencia de que estos hiciesen pleno de puntos. Pese a que todos son conocedores de las normas fijadas para la presente campaña, arrastrar puntos de dos ligas con dispar renombre se trata evidentemente de una situación que no gusta en el Principado. Pese a ello, la dimensión de los retos nunca fue un obstáculo para un equipo que cuando Piqué tomó las riendas se encontraba en el octavo puesto de Primera Catalana a mitad de temporada.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

× ¿Cómo puedo ayudarte?