Fuera de la Cancha Radio | Egan Bernal y la Copa América (Meluk le cuenta, opinión)
3889
post-template-default,single,single-post,postid-3889,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Egan Bernal y la Copa América (Meluk le cuenta, opinión)

Egan Bernal y la Copa América (Meluk le cuenta, opinión)

Era una trocha polvorienta que se elevaba al cielo y terminaba en la punta de una montaña. Allá estaba la meta. De no ser por la imagen en color de la tele, bien podría haberse confundido con una de las carreteras destapadas de las primeras vueltas a Colombia, que hace 70 años, en los años cincuenta, tuvo en salidas y metas al general Rojas Pinilla.

No parecía el Giro de Italia y menos el de hoy, en pleno siglo XXI.

Las piernas de Egan Bernal desafiaron la ley de la gravedad. Con la fuerza de un tractor, Egan aró una victoria trepidante sobre la tierra y la piedra. Fue un ataque de 800 metros a pura fuerza como para arrancarse los músculos, como para romperse el alma en cada pedalazo.

(Lea también: ¿Quién será el campeón en España? Cuentas para la última fecha)

Un triunfo épico para un liderato color de rosa. Y, entonces, Egan Bernal, el campeón del Tour de Francia 2019, lloró. El héroe se derrumbó. Desbordado por la emoción, en sus ojos desembocaron los dolores de espalda, las fisioterapias, los tratamientos, el trabajo intenso, la esforzada recuperación, y claro, las derrotas de los últimos nueve meses.

Egan Bernal

Egan Bernal llegó al primer lugar del Giro de Italia.

Egan nos hizo ser felices de nuevo, más en estos días convulsionados de paro nacional. Y nadie, ni en las redes sociales ni en ningún lado, dijo que el ciclismo era ‘pan y circo’, un ‘distractor de la realidad’. En cambio, en estos mismos días agitados de marchas y protestas, de bloqueos e indignación, el fútbol ha sido objeto de críticas violentas, es rechazado y señalado otra vez de ser el ‘opio del pueblo’, la ‘cortina de humo’ con la que se pretende desviar u ocultar la situación.

Se exige con vehemencia que no se haga la parte colombiana de la próxima Copa América, que no se juegue la Liga local ni el partido venidero de la eliminatoria mundialista contra Argentina.

(Además: Análisis: ¿qué juega a favor y en contra de Egan, líder del Giro?)

¿Por qué, entonces, ‘contra el fútbol’ sí? Más allá de su condición masiva o de que la Selección Colombia sea un evidente elemento de unidad nacional, comparto con César Caballero, politólogo y presidente de la firma Cifras y Conceptos, especializada en mediciones de opinión, dos claves definitivas que analizó con EL TIEMPO: una, la crisis de credibilidad en las instituciones del Estado y, dos, el rechazo a los dirigentes del fútbol nacional. A ellos, no al fútbol ni a sus equipos.

Aquí he dicho antes que si se hace un estudio sobre el desprestigio del Congreso y los directivos de la Federación de Fútbol y la Dimayor ¡se van a penaltis!

«Si se hace un estudio sobre el desprestigio del Congreso y los directivos de la Federación de Fútbol y la Dimayor ¡se van a penaltis!».

La imagen de los dirigentes del fútbol es muy mala: la sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio por reventa de boletería, la participación protagónica del expresidente de la Federación en el escándalo del ‘Fifagate’, las pugnas constantes entre los soberbios directivos de la Dimayor por el poder y la plata de la TV, las denuncias entre ellos de supuestas ‘manipulaciones arbitrales’ y de resolver los problemas ‘a pistola’, las quejas por incumplimientos de pagos en algunos clubes a empleados, proveedores y jugadores, así como de la existencia de vetos contra futbolistas que usan su libertad laboral para cambiar de equipo, la desaparición del Cúcuta Deportivo… En fin: ¡todo!

Y se suma la insistencia en jugar en Colombia la Copa América, como lo reafirmaron la Conmebol y el Gobierno, a pesar de los incidentes ocurridos en los partidos de la Libertadores en Barranquilla, por las protestas del paro.

(En otras noticias: El gol de Suárez que deja al Atlético de Madrid a un paso del título)

Mientras el ciclismo y Egan Bernal son obvio motivo de orgullo y alegría nacional, la Liga de fútbol está suspendida y la Copa América se ha convertido en una arenga en las protestas.

Este es un nuevo llamado para que los dueños del fútbol oigan y reflexionen porque le están torciendo el pescuezo a su gallina, la que pone huevos de oro…

Meluk le cuenta…

Gabriel Meluk
Editor de Deportes
@MelukLeCuenta

Más noticias de Deportes

Así le fue a James Rodríguez en un decepcionante partido del Everton

– La insólita falla de Edwin Cardona en Argentina

 Sorpresiva y contundente posición de Álvaro González sobre la Copa

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.