Fuera de la Cancha Radio | DOC Cervero: El médico en prácticas que hace historia… ¡a sus 37 años!
1240
post-template-default,single,single-post,postid-1240,single-format-standard,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

DOC Cervero: El médico en prácticas que hace historia… ¡a sus 37 años!

DOC Cervero: El médico en prácticas que hace historia… ¡a sus 37 años!

Médico, en prácticas, y encima, una persona que siente y valora lo que hace. Desde bien pequeño. Cómo él mismo dice: «Siempre he destacado por mi esfuerzo«. Nuestro protagonista esta semana es Diego Cervero (Oviedo, 1983), un jugador 10, con alma de 9 y que sigue demostrando que es un ejemplo para los más de 2.000 futbolistas que componen la Segunda B.

El pasado domingo Diego Cervero, actual jugador del Atlético Sanluqueño, volvió a ser noticia. Marcó el que fue su gol número 140 en Segunda B. Por lo que ya es el octavo máximo goleador de la categoría y el máximo en activo: «Me gustan esos datos. Es una realidad de tu carrera deportiva. Cuando empecé a jugar mis referentes eran Keko, Paulino… esos delanteros con los que compito. Ojalá pudiera llegar donde están ellos. Me acuerdo de muchos jugadores que me ayudaron a conseguirlo. Es un orgullo llegar a estas cifras».

Diego es una persona con los pies en el suelo, que nadie le ha regalado el lugar que ocupa y se siente esa cercanía cuando nos cuenta su historia. «Tengo una ilusión tremenda. Si no, no hubiese venido a jugar a 800 kilómetros de mi casa. Disfruto con lo que hago. Encontré un club muy familiar en cuanto a crecimiento, crecemos de forma lenta, pero hacemos maravillas con estos recursos. Llevo seis meses y ya te digo que en la parcela médica creció bastante. Mientras dure mi ilusión seguiré», afirma Cervero a MARCA.

Médico en prácticas y orgulloso de serlo

Estudio Medicina hace casi 20 años y poco a poco ha ido encontrando el momento para ejercer y compaginar sus dos pasiones. «En el colegio ya me informé para estudiar medicina. Lo empecé en 2001 y acabé la carrera en 2008. Tardé un año más para compaginarlo con el fútbol y me presenté tres veces al MIR pensando que terminaría mi carrera. Además, estudié máster de nutrición y de ecografía», comenta DOC, como popularmente se le conoce.

Ahora, jugador del Sanluqueño, dónde se siente como en casa y dónde está entrenando por las mañanas y trabajando por la tardes: «Empecé por medio de un fisio, con el que el club tiene convenio, me presentó a un médico y empecé a trabajar. Me dijo que podía hacer prácticas con él. Estoy yendo todas las tardes a hacer ecografías. Estoy aprendiendo mucho de medicina. Es la primera vez que me siento médico. Estoy disfrutando».

Sobre el acto de Fernando Estévez, cuando salió a atende a un ‘rival’ en el Badajoz-Talavera: «A mí alguna vez me pasó, eso va incorporado al médico. Cuando pasa algo tú te alarmas y vas a ver qué está pasando. El que estudia por vocación le despierta eso. Así concibo la medicina. Fernando trabajó en urgencias y lo lleva dentro».

Esta Segunda B aumenta la competitividad. Todos los partidos son de vida o muerte.

Diego Cervero, jugador del Atco. Sanluqueño

Un año tan complicado como extraño en Segunda B y para Diego es una gran oportunidad de hacer algo grande: «Me gusta este formato. En mi grupo llegamos todos con posibilidades de muchas cosas. Esta Segunda B aumenta la competitividad. Todos los partidos son de vida o muerte. Lo que menos me gusta es la incertidumbre del futuro, pero el presente me encanta. Da muchas posibilidades a muchos equipos humildes».

Momentos complicados que ahora, con 37 años, Cervero repasa. Aquel día que pensó en dejar el fútbol y una llamada le permitió seguir soñando: «Hace dos años me apunté a la Academia del MIR y no me llamó ningún club, aunque a última hora sí ocurrió. Si no me hubiera llamado el Baleares aquel 30 de agosto… el fútbol me hubiera dejado».

Otra de esas llamadas fue desde Logroño…

«Que el Logroñés apostara por mí marcó mi carrera. Soy un privilegiado por lo que tengo. En ese momento si no me daban tres años hubiese dejado el fútbol, Pelayo, de YouFirstSport apostó por mí, al igual que Félix Revuelta. Otro de los días que marcó mi carrera fue ese gol con el Real Oviedo al Cádiz. Nunca había soñado con llegado tan alto», afirma DOC Cervero a MARCA.

Amigos, familia, sentimiento… mucho de todo ello te lo da el fútbol y el peor momento, sin duda, es cuando pierdes a alguien: «La muerte de Armando. Un compañero. El fútbol va y viene, y la vida solo va, no viene. Lo recordaremos siempre, fue en el año 2003. Si me tengo que quedar con uno deportivo… los no ascensos con el Real Oviedo, la realidad nos puso en nuestro sitio. Fueron buenos aprendizajes».

Su papel en una categoría tan minusvalorada

«Me siento como que quedaré en la historia de Segunda B. Son datos y empezará una nueva categoría en la que Diego Cervero no estará en unos años. Esto es parte del fútbol. Me siento un afortunado, tengo una familia grande y que tiene salud. Y me pagan por jugar al fútbol, aunque si no me pagasen, pagaría por jugar. De hecho, alguna vez lo he hecho. En algún verano he pagado a los equipos para hacer pretemporadas. En Asturias, recuerdo aquellas semans con el Caudal, Lealtad o esos días en el Langreo», afirma Diego con un cariño inmenso.

Me siento como que quedaré en la historia de Segunda B

Diego Cervero

¿Cómo se definiría?

«Un veterano con el alma de un niño. Con muchísima ilusión. Mi fútbol es poco vistoso, pero con una buena eficacia».

La magia de que salga el sol por las mañanas

«Sanlúcar es un pueblo enorme. Tiene 75.000 habitantes, me sorprendió bastante. La gente es muy cercana, y muy graciosa. La guasa les hace diferente. Me llama mucho la atención que la gente que dirige tiene mucha pasión por el club. Nuestro utilero tiene el escudo tatuado. La playa le da algo diferente a Sanlúcar. Es precioso y el clima que hace… Acostumbrado a abrir la ventana y que llueva, ahora sale el sol. Además, se come bien. Si hubiese aeropuerto iría a Asturias todas las semanas (risas). A veces vas a un club grande y te falta ese cariño. Tenemos un jardinero que el otro día nos hizo una paella y una parrillada. Tenemos a MacGiver de jardinero, como yo le digo», añade.

Mikel Iribas, Capitán del Fuenlabrada. Le veo ahora en Segunda y le notó la ilusión que yo me veo…

Diego Cervero

Por último, Diego Cervero se acuerda de aquellos compañeros, futbolistas y porteros que marcaron su carrera: «Mario Gibanel me marcó. Lo conocí en Logroño. Allí fui uno de los capitanes y aprendí mucho de las normas no escritas en el fútbol. Como manejar un vestuario y de como suplir el físico con la táctica. Me enseñó como ser Capitán».

Algún portero destacado: «Uno con el que tengo una gran relación, es con Nauzet, ahora en el Recre. Me acuerdo de aquella eliminatoria con el Mallorca B. Me gusta muchísimo. Jugó en la élite. Esas eliminatoria en 2009 marcaron mi carrera».

Y un jugador que le impresione…

«Tiene seis años menos que yo. Mikel Iribas, Capitán del Fuenlabrada. Le veo ahora en Segunda y le notó la ilusión que yo me veo… y en una categoría más. Hace poco escuché a un periodista que decía que es uno de los mejores golpeos de Segunda. Desde los 28 a los 32 mejoró el golpeo. Su capacidad de mejora es brutal no siendo tan joven. Uno de los ejemplos que me llevo del fútbol».

«Todo lo que soy se lo debo a mis padres y a mis hermanos. Mis valores. Sin ellos no hubiese sido nada». Diego Cervero Otero.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.

× ¿Cómo puedo ayudarte?