Fuera de la Cancha Radio | Chelsea noquea a Real Madrid en Champions y firma la final inglesa
3072
post-template-default,single,single-post,postid-3072,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Chelsea noquea a Real Madrid en Champions y firma la final inglesa

Chelsea noquea a Real Madrid en Champions y firma la final inglesa

Más justo, imposible. Chelsea aseguró el último boleto a la final de la Champions League porque mereció cada minuto de la felicidad que disfruta hoy, cada gota del honor de haber eliminado al favorito, a un Real Madrid que parecía amo y señor del torneo, pero que en la llave completa no justificó esa diferencia y en Stamford Bridge simplemente certificó esa debilidad.

Chelsea avanzó tras superar en su casa por 2-0 a un rival tedioso, lento hasta la desesperación, uno que corrió la carrera en tortuga cuando su rival lo hacía en un Ferrari. Avanzó el mejor y se cita con Manchester City para resolver la corona de Europa. Todo lo demás es lloriqueo.
 
Fue un diagnóstico inicial que se tardó al menos diez minutos y que solo dejó un remate de Kroos a manos de Mendy. Nada que amenazara a Chelsea, que en cambio sí inquietaba a Courtois con un fuerte remate de media distancia que logró puñetear y luego con Mount y su llegada por izquierda, obligando al rechazo del belga con los pies.

Hasta que apareció el de siempre, Karim Benzema, a los 25 minutos, con el primer intento serio del Madrid de hacer daño, provocando la volada de Mendy para cuidar su arco. Pero entonces, un golpe al corazón ‘merengue’: el inagotable Kanté salió como creativo, eligió a Havertz por izquierda y este le apuntó a Courtois y lo bañó, pero el balón se estrelló en el travesaño y encontró la cabeza de Werner para asegurar el gol de la ventaja 1-0. ¡Sí! ¡Ocurrió! ¡Gol de Werner! Nada podía salir mal ya en Stamford Bridge…

De hecho todo parecía bueno: Havertz tenía otra opción de oro cuando pegaba en el travesaño su intento a los 47, Thiago Silva amenazaba de cabeza, Mount enviaba otro tremendo remate muy alto, de nuevo quería el buen Havertz en otro exitoso mano a mano de Courtois y Kanté tenía la más clara, a los 66, un espectacular contragolpe que salvaba con los pies el portero belga, el que sostenía casi solo la ilusión del Madrid a esa altura.

Para los de Zidane, un acercamiento de Hazard, a quien le dieron increíblemente 90 minutos a pesar de deambular (¡cuántos más hicieron la fila y no tuvieron la mitad de la paciencia o la confianza!), poco de Vinicius primero y de Rodrygo después, nada de Asensio (no importa cuándo lo leas) y el agotamiento mental de un Benzema que, ni aún queriendo, lograba sacar a su equipo de ese libreto plano, lento, sin sorpresa, ese que facilitó siempre la tarea de su rival. Volvió Sergio Ramos y fue como si no… como que no fue respuesta a la debilidad defensiva de los suyos.

Como puntillazo, Pulisic -el que hizo el daño en Madrid- arrastró sin mayor esfuerzo a los lentos marcadores rivales y le sirvió a Mount el 2-0 que fue el golpe de K.O., a los 85 minutos. Sigan participando, caballeros…

¿La aplanadora de la juventud y el ímpetu de los jovencitos de Chelsea por encima de los nombres, el prestigio y los millones de Real Madrid? Un poco sí. Otro tanto también esa confianza de saber que en la ida perdonaron pero merecieron otro destino, del agotamiento físico y mental de los impotentes jugadores de Zidane, a quien le faltó astucia para descifrar a Tuchel y magia en el sombrero para atacarlo.

Pasó sin sufrir la eliminatoria Chelsea y ahora será rival de Manchester City en una final de merecimientos, de fútbol moderno, de disciplina mezclada en dosis exactas con talento y hambre de gloria. ¿La mejor liga del mundo? A ver si no…

SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES
GUARDAR

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.