Fuera de la Cancha Radio | Baldomero Hermoso ‘Mere’: «Jamás lo vi quejarse»
888
post-template-default,single,single-post,postid-888,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Baldomero Hermoso ‘Mere’: «Jamás lo vi quejarse»

Baldomero Hermoso ‘Mere’: «Jamás lo vi quejarse»

El pasado martes 9 de marzo falleció el periodista y futbolista Carlos Matallanas. Para rendirle homenaje reunimos en ‘La Deporteca’ a la primera persona que trabajó con él en su primer empleo como como periodista, Julia del Mar Cortezón, y la última que trabajó con él en el mundo del fútbol, el entrenador Baldomero Hermoso, que contó con Carlos como analista del equipo en el CF Fuenlabrada y el Alcorcón AD. Los dos coincidieron en que Carlos veía un gran paralelismo entre el fútbol y la vida y que su experiencia como deportista le ayudó a afrontar la ELA, esa terrible enfermedad que acabó con su vida. 

«Tuve a Carlos de futbolista durante una temporada en el Racing Club Portuense, el equipo de mi pueblo. Retomamos nuestra relación unos años más tarde cuando la enfermedad empieza a mostrar los primeros síntomas. Empezamos a trabajar juntos hasta hace pocos días». Mere le llamó para interesarse por su salud pero tras algunas conversaciones fue consciente de su capacidad y su conocimiento del deporte. Así fue como decidió trabajar con él. «Él tenía necesidad de tener conexión con el mundo exterior por las limitaciones que le daba la enfermedad pero a la vez podía cumplir perfectamente y aportarme muchísimo en la función que yo pretendía que era la de analista«.

Para Julia del Mar Cortezón, una de las personas que más sabe del fútbol modesto en España, Carlos fue «uno de sus niños» que tuvo que empezar desde abajo, llamando a los delegados de los equipos de tercera división para rellenar la doce páginas del periódico a ocho columnas para rellenar los resultados del diario Marca.

«Lo que más le costaba era llamar a la Guardia Civil«. Y es que Julia del Mar le recomendaba que llamara al cuartel de cada localidad para confirmar los resultados de cada partido porque «siempre había una pareja de la Guardia Civil en todos los partidos».

«En cualquier rincón del planeta, si hay un balón, habrá la sonrisa de un niño. Esa magia no tiene precio»

Carlos Matallanas

Para los dos, su libro «La vida es un juego: Estrategia para Mario y Blanca» es un manual excelente de lo que fue Carlos y de cómo enfrentó su vida y la enfermedad. También coincidieron en que su condición de deportista fue fundamental para encarar esa terrible situación a que tuvo que plantar cara en estos últimos años.

«Sin duda el deporte te va forjando un carácter, una forma de relacionarte, una forma de vivir lo que es la competición para ti. En ese sentido cabe destacar algo: yo no sé si otra persona hubiera luchado tanto como él. Le he visto luchar a él y a su familia una enormidad cada día por tener ese poquito de vida. Pero para mí, dentro de eso, si hay una cosa que me parece significativa es que jamás lo vi quejarse. Jamás. Ni lamentarse de su situación, ni del dolor que tenía«.

Su vida giró en torno a un teclado y un balón. Nos quedamos con eso y con esta frase que dejó escrita en su libro: «Mientras queda partido, hay que seguir intentándolo, buscar la portería contraria, seguir creyendo en nuestras posibilidades por mínimas que nos parezcan«.

¿Todavía no escuchas Radio MARCA? Descarga la aplicación para iOS y Android.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.