Fuera de la Cancha Radio | Albert Aguilà, el ‘técnico milagro’ que puede presumir de dos ascensos seguidos: «El tiempo dirá si la Pro es un acierto»
3440
post-template-default,single,single-post,postid-3440,single-format-standard,ehf-footer,ehf-template-bridge/bridge,ehf-stylesheet-bridge/bridge,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,hide_top_bar_on_mobile_header,qode-theme-ver-16.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default,elementor-kit-720
 

Albert Aguilà, el ‘técnico milagro’ que puede presumir de dos ascensos seguidos: «El tiempo dirá si la Pro es un acierto»

Albert Aguilà, el ‘técnico milagro’ que puede presumir de dos ascensos seguidos: «El tiempo dirá si la Pro es un acierto»

Actualizado
11/05/2021

06:37

El míster catalán llegó a Logroño para coger a una SD Logroñés llena de dudas. 27 meses después la deja en la 1ªRFEF tras lograr dos ascensos. Albert Aguilàatiende a MARCA para analizar su exitosa experiencia en un conjunto riojano del que se despide dejándolo en el lugar más alto visitado en su corta historia.

[embedded content]

Entrevista con Albert Aguilà

¿Qué balance hace de esta temporada?
El resumen es muy positivo. Para un equipo recién ascendido como nosotros, que veníamos de Tercera, habernos clasificado como terceros fue un éxito pese a las dificultades del día a día. Fue una competición muy intensa, pero que ha terminado muy bien y termino encantado con el trabajo de todos.
Tuvieron problemas con el coronavirus. Primero un brote antes de empezar y otro antes de la Copa.
Sí, no fue sencillo. El primer partido no lo pudimos jugar ante el Ebro y luego en Navidad tuvimos otro antes del partido de Copa del Rey. Luego estuvo el caso del Haro, que también retrasó la cita ante ellos. Afecta, pero hemos sido positivos y esa ha sido una de las claves porque focalizamos la atención en aquello que podíamos trabajar.
¿El modelo popular puede funcionar o es complicado porque tiene techo de cristal?
Tiene su parte positiva y es que todo el mundo es partícipe de la decisión del club. No dependes de alguien que ponga el dinero, pero también tiene alguna cosa negativa. Da la sensación de que, si subes al fútbol profesional, los recursos son limitados y por ahí parece que tienes un techo que es difícil de superar. Esto es lo que puede pasar a este tipo de clubes como el nuestro.
¿Qué partidos considera claves de este año?
El primero ante la Mutilvera fue importante porque arrancamos ganando después de no haber podido jugar el primero por estar confinados. Veníamos de Tercera y vimos la luz al estrenarnos con triunfo. Es importante empezar ganando porque el equipo coge ritmo. Luego hubo otros dos partidos clave, además del que nos enfrentó ante el Haro, que fue el del Tarazona que nos permitió seguir peleando por el ascenso y después el del Ejea que nos dio la salvación y nos dejó muy cerquita de la Pro.
Después parece que el club tenía potencial para pelear al menos por ser el mejor cuarto como finalmente fue el Calahorra y haberse metido en el playoff de ascenso a Segunda. ¿Faltó ambición al haber ya conseguido un reto mayor al que se les pedía?
Pudo ocurrir algo parecido a lo del primer partido de Liga. Ganamos y nos lo creímos y aquí pasó al revés. Nos estrenamos ante la Real en Zubieta. Perdimos de forma clara por 3-0 y nos entraron dudas. Quizá si hubiéramos empezado mejor lo hubiéramos afrontado de otra manera. En cualquier caso, no perdimos en casa y por presupuesto y calidad hemos hecho mucho. Estamos contentos con lo conseguido.
En nada se juega el playoff donde están presentes dos de sus ex (Castilla y Calahorra), ¿cómo lo ve?
Hay equipos muy muy potentes como Ibiza, Burgos o Badajoz y el resto va a estar peleando. A un partido puede ganar cualquiera. El formato ha sido muy bonito porque desde el primer día te juegas todo y hay mucha tensión. En la segunda fase, aunque venías con los puntos, podías soñar con otras cosas. Como aficionado me ha encantado, aunque como entrenador lógicamente sufres mucho.
El pasado sábado, antes del último partido ante el Bilbao Athletic (1-0), sorprendió anunciando su adiós.
Nada me hubiera gustado más que seguir. Llevamos casi dos años y medio trabajando muy cómodos, nos habíamos hecho con la forma de jugar… Ahora toca dar el salto a la nueva categoría. Esta campaña estábamos entrenando por las tardes por las circunstancias y el club quiere entrenar por las mañanas que es lo lógico en esta categoría, de hecho este año la mayoría de clubes ya lo hacían en Segunda B. El club quería compromiso exclusivo para la tarea. Yo tengo mi trabajo desde hace más de 20 años y la propuesta económica del club era escasa para intentar compensar lo que supone dejar el otro trabajo. Por ahí han ido los tiros. Da la sensación de que yo sí he apostado porque estaba dispuesto a dejar mi trabajo, pero estamos ante un club popular que quiere profesionalizarse pero creo que tiene que dar más un paso al frente. No hemos podido llegar a un acuerdo y la cosa está parada.
¿Cómo ve la nueva categoría también llamada ‘Pro?
De momento lo que sabemos todos. Da la sensación de que no va a ser la gallina de los huevos de oro que parecía al principio, pero será bonita. También difícil porque el nivel futbolístico va a ser alto y para acceder a buenos jugadores necesitas un buen presupuesto. Será una especie de filtro para los clubes humildes que irán cayendo por potencial económico. En dos años habrá equipos más potentes.
¿Puede optar la SDL por algo más que la salvación en la 1ªRFEF?
Es un poco como el playoff, a un partido puede pasar cualquier cosa pero en una liga regular es más complicado. Hay ejemplos en cualquier caso como el del Éibar o el Numancia que han estado haciendo cosas importantes en ligas superiores con presupuestos no muy altos.
¿Cuáles han sido sus mejores momentos en la Sociedad Deportiva Logroñés?
He tenido la suerte de jugar tres playoffs y hemos logrado dos ascensos. Siempre dio la cara el equipo y he tenido un lujo de jugadores que me han seguido. He notado que confiaban en mí. Hemos puesto mentalidad y una buena idea de juego.
También jugó en el histórico CD Logroñés, usted es uno más en La Rioja. Compitió después en otros clubes riojanos como el Calahorra o el Recreación.
Sí, llegué cedido por el Madrid para jugar en Primera con el CDL. Conocí a mi mujer, que es de Logroño, y ya no me moví de aquí. Aunque luego jugué en otros clubes como Osasuna o Lleida. Estamos encantados en La Rioja. Mi mujer es de aquí y mis hijos ya han nacido en La Rioja.
No muchos pueden presumir de haber jugado en el Real Madrid.
Como canterano tuve la suerte de debutar en el primer equipo y, como nos decía Del Bosque que entonces era jefe de la cantera, «aprovechad estos años porque van a ser los más bonitos de vuestra vida». Yo llegué jovencito y me marcó. Los valores del Madrid ya los llevas para siempre. Llegar al primer equipo fue una meta conseguida que queda ahí para siempre.
Pero llegó a sumar minutos y conquistar títulos.
Jugué dos partidos de Liga y uno de Copa. Llegué jovencito desde Lleida e hice carrera en Madrid. Me acogieron muy bien. Tengo recuerdos sensaciones de la Ciudad Deportiva, de la pensión, del lugar de donde estudiábamos… recuerdo aquello con mucho cariño.
En Logroño sigue habiendo dos clubes, ¿cree que es un problema o eso ya pasó?
Ahora está un poco más tranquila. Está la UD Logroñés en Segunda y la SD Logroñés un poco más abajo, cada uno hace su camino. Es complicado que se junten porque hace unos años se intentó y no se pudo. Uno es un club popular con una filosofía completamente diferente a la UDL. Habrá caminos separados y veremos qué depara el futuro. Cada uno tiene su afición, mientras estén en categorías diferentes no creo que haya problema. Quizá este venga cuando compitan en la misma porque en una ciudad y comunidad tan pequeña no tiene sentido y habrá que plantearse el tema de fusionarse.
¿Le ha sorprendido la calidad de la afición de la SDL?
Sí, eso lo hemos notado desde el primer día. Tenemos una afición que siente el club por encima de todo. Nosotros dentro del grupo hemos notado que siempre han estado ahí de forma presencial y, cuando no han podido estar físicamente, a través de redes sociales. Es una afición digna de mención.
¿Qué conclusiones saca de una Segunda B que ya desaparece? ¿Lo que viene es mejor?
El tiempo lo dirá. Es verdad que ahora se hace un filtro importante con 40 equipos. La Segunda B queda un poco devaluada porque queda más cerca de la Tercera. Veremos si esa categoría intermedia tiene sentido porque igual es un salto demasiado grande con los más pequeños, el tiempo dirá si tiene sentido o no.
¿Le volveremos a ver entrenando a un equipo blanquirrojo?
Seguramente entrenando, no sé con qué colores, pero esa esencia la llevo por bandera y seguro que sigo entrenando.

La entrevista completa en vídeo:

[embedded content]

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.